Mi Restaurante Italiano, un sueño hecho realidad.

En Diciembre de 2012, la maldita crisis me acabó afectando. Me llamo Luca Ghedina, soy un italiano que vive en Madrid desde 1998, casado con una Madrileña, con un hijo genial y hasta ese momento, un hombre muy feliz. Mi trabajo me apasionaba, viajaba por todo el mundo y me sentía realizado y tranquilo. Pero lo que no sabía era que me esperaba un gran cambio en la vida.

¿Como afrontar la temida palabra “reinventarse”?

Un buen día, llegas a trabajar, y te llama el Director General a su despacho. Sólo que ese día lo que te dice te cambia la vida, y para mal, o eso crees en un principio. Te acabas de quedar sin trabajo ¡horror! sin la manera de mantener a tu familia y se te cae el mundo a los pies. Te quedas destrozado y te sientes impotente ante la situación.

Después de unos meses de depresión, de oír miles de tonterías, muchos consejos no solicitados y de buscar trabajo, sin éxito, primero en tu sector y luego donde sea, te sueltan la maravillosa y temida frase de: “es hora de reinventarse”. La primera vez que la oyes, suena a estupidez, hasta piensas, ¿pero de que van, que se creen? Pero con tanto tiempo libre empiezas a darle vueltas. Nunca me ha dado miedo el cambio, y el momento era el oportuno, sin duda alguna. Entonces te haces la pregunta clave: ¿que quiero hacer en la vida? o mejor aún ¿que quiero ser de mayor? Y piensas:

Un Restaurante Italiano ¡A por mi sueño!

Toda la vida había querido tener un restaurante, la comida y la gente son mi pasión, y que mejor manera de unir mis dos pasiones (sin contar a mi mujer y a mi hijo) que abrir mi propio restaurante. Obviamente tenía que ser un Restaurante Italianola cuna obliga, ¿o no? Y la Comida Italiana es conocida como una de las mejores del mundo. He viajado mucho gracias a mi anterior trabajo y comer en restaurantes forma parte de viajar. Por donde quiera que haya ido siempre he buscado comida italiana auténtica. Con eso en mente pensé, yo puedo hacerlo.

Pizzería con horno de leña, eso era para mi, imprescindible.

Las ideas se me amontonaban en la cabeza, y la cantidad de cosas que hacer se me amontonaban en el día. ¡No tenía horas suficientes! Dónde, cómo, cuándo…

Eso si, una cosa la tenía muy clara desde el principio, para mis pizzas el Horno de Leña era absolutamente imprescindible. Mi pizzería sería auténtica y mis pizzas deliciosas. Con eso ya decidido, tocaba la parte más difícil, elegir el local, donde iba a pasar mis días y mis noches a partir de ese momento.

Elegir el local era complicado, ya que un horno de leña no es común. Ademas quería que fuese un sitio cómodo, moderno y familiar. Las comidas de los domingos en familia las recuerdo como momentos maravillosos cuando yo era pequeño y quería que Da Luca, que es el nombre que había elegido, representase esos momentos. Da Luca en español se traduciría como “En Casa de Luca” y es lo que me gustaría que sintiesen mis clientes y lo que yo estaba buscando.

Creo que lo encontré y fue un flechazo. Además tenía una enorme ventaja, un aparcamiento grande y cómodo en la puerta y además gratuito. Ya no tenía excusas. Ya estaba decidido. ¡Que no hecho! Nunca imaginé la de cosas que tendría que hacer, un logo, un menú, elegir proveedores, los números (¡¡¡malditos números!!!), el equipo, los horarios… Eso no tenía fin. ¡Creo que volví definitivamente loca a mi mujer!

Aquí estoy yo, este es el día en el que por fin me dieron las llaves del local, no se muy bien si mi cara refleja el pánico o la ilusión. Desde luego fotogénico no soy!

Tenía tanto que hacer, tantas ganas  y tantas ideas. Pero no mucho tiempo, quería abrir lo antes posible. Así que me puse manos a la obra y no paré hasta terminar.

Mi sueño hecho realidad: Da Luca

El proceso fue largo y difícil, bueno no, dificilísimo. Pero por fin llegó el gran día. Abrí un Restaurante Italiano, el día 11 de diciembre de 2014. Me moría de los nervios ¡La gente venía! Y puedo decir, por muy cursi que resulte, que después del día de mi boda, y de el del nacimiento de mi hijo, fue el día más feliz de mi vida. No pude dormir durante semanas, pero por primera vez no era por la preocupación, si no por la ilusión. Tengo tanto que agradecer a tanta gente, mis amigos estuvieron ahí en todo momento, ayudando desinteresadamente, cada uno como podía.

Abrimos en diciembre lo que significó un buen comienzo, ya que para la hostelería es un mes muy fuerte. Hemos pasado todo tipo de rachas, buenas, no tan buenas, malas y mejores. Pero como me dice una amiga que también está metida en esto, el primer año es el más duro, es tu “primer” todo, y de ahí vas aprendiendo y mejorando. Pero aquí seguimos, al pie del cañón.

Estamos a punto de cumplir nuestro primer año, y tengo que admitirlo, soy plenamente feliz. Ha sido muy duro, y lo sigue siendo, pero es una lucha reconfortante. He conocido y estoy conociendo gente maravillosa. Tengo un equipo excepcional, del cuál no paro de aprender y ya os hablaré algún día con detalle. Y todos las mañanas me despierto con ganas y con fuerzas de seguir dándolo todo.

¿Por qué perseguir tus sueños? Porque te pueden hacer feliz, por eso.

Y tu ¿vas a perseguir tus sueños?

 Luca

Luca Ghedina

Luca Ghedina

5/5

¿QUIERES COMPARTIR CON TUS REDES?

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica acerca de la protección de datos

  • Responsable: Luca Ghedina 
  • Finalidad:Envío de información solicitada y moderación de comentarios
  • Legitimación:Consentimiento del interesado
  • Destinatarios:Ninguno
  • Derechos:Ninguno
  • Más información:Puedes ampliar información acerca de la protección de datos en el siguiente enlace: POLÍTICA DE PRIVACIDAD

SUSCRÍBETE

Te enviaremos un aviso de las nuevas publicaciones